Cinco consejos prácticos para cuidar tus ojos

0
68

El 19% de las personas latinas en los Estados Unidos de edades entre 18 y 45 años acuden a una cita con el optómetra o el oftalmólogo una vez por año, este 18% tiene una probabilidad mucho más alta de tener una mejor visión en la edad adulta

Un día recibí uno de los mejores regalos que alguien me ha podido dar, era una carta de agradecimiento de una niña, en la carta ella me manifestaba que su abuelita se había operado con nosotros para poder recuperar la visión y esto para ellos fue como un milagro.

La abuelita no podía leer la prensa, no podía ver el despertador, en ocasiones veía mosquitas voladoras y en esta condición le era muy difícil jugar con su nieta.

En muchas ocasiones se llega a estos extremos debido a que cada vez hay más ocupaciones y también el estrés suele absorbernos y como consecuencia sin darnos cuenta descuidamos la salud y por ende la vista. Hace unos días vi una estadística que dice el solamente el 19% de las personas latinas en los Estados Unidos de edades entre 18 y 45 años acuden a una cita con el optómetra o el oftalmólogo una vez por año, este 18% tiene una probabilidad mucho más alta de tener una mejor visión en la edad adulta.

La pregunta aquí es: ¿Qué sucede con el 81% que por diferentes motivos dejaron de ver a un oftalmólogo? Hay varias respuestas para esto. Primero, puede que su visión se mantenga estándar. Ahora, ¿qué sucede si existe dentro del ojo una patología que requiere ser tratada a tiempo para que no pierda su visión? En muchas ocasiones hemos dicho que una cita a tiempo puede salvar su visión. El cuidado depende también de consejos como los siguientes:

Una sana alimentación

Es necesaria para mantener una buena función visual. Las vitaminas A, C y E, minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y la zeaxantina y los ácidos Omega 3, son esenciales para la retina y para retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares. Estas sustancias se encuentran en las verduras, frutas, pescado azul, mariscos y frutos secos.

Vitaminas y suplementos minerales

Deben complementar la dieta en casos de enfermos o personas mayores que no tengan una alimentación adecuada y en pacientes que presenten patologías oftalmológicas que requieran una mayor ingesta de los mismos.

Protegerse del sol

La radiación ultravioleta (UV) produce alteraciones agudas y crónicas en todas las estructuras del ojo. Es imprescindible escudarlos, incluso en los días nublados, tras unas gafas de sol homologadas con protección garantizada (filtro contra los UV). Hay que rechazar aquéllas que no reúnan estas características.

No frotarse los ojos

Ante una contaminación ocular por algún cuerpo extraño o por alguna sustancia química es aconsejable el lavado inmediato con agua limpia en abundancia, antes de acudir al oftalmólogo. No deben nunca frotarse los ojos.

Prevenir traumatismos

Practicar el deporte con las gafas adecuadas. Esto no solo protegerá los globos oculares de la radiación solar sino también de posibles traumatismos y del daño causado por factores ambientales como el viento, el polvo y la arena.

Para detectar lo antes posible cualquier problema ocular y ametropías (miopía, astigmatismo e hipermetropía) es aconsejable realizar una revisión oftalmológica cada año. La degeneración macular y el glaucoma, entre otras patologías, tienen mejor pronóstico si son detectadas y tratadas precozmente. Los errores refractivos no corregidos conllevan un esfuerzo visual con dificultad para enfocar, fatiga ocular y cefaleas.

Una cirugía con rayo láser no solamente es una bendición sino que también es una gran oportunidad contar con la tecnología a la que tenemos acceso hoy en día: es muy cómoda, rápida, no presenta dolor y le ayuda a recuperar la visión hasta sin necesidad de utilizar espejuelos o lentes de contacto. Si cumple con los requisitos, no lo piense dos veces.

Fuente: Lifestyle.americaeconomia

Comenta y se parte nuestra comunidad

VS no es responsable por comentarios emitidos por teceros